Los Desposorios de Membrilla en las Mondas de Talavera de la Reina

El pasado viernes 6 de abril tenía lugar en Talavera el Pregón de la fiesta de las Mondas, ofrecido por el alcalde de Membrilla, Manuel Borja. Un pregón emotivo, en el que explicaba la historia de las Mondas y cómo los Desposorios de nuestra localidad tienen su origen en esta celebración talaverana.

A las nueve de la noche del pasado viernes Manuel Borja, alcalde de Membrilla ofrecía el Pregón de Mondas en los jardines del Prado de Talavera de la Reina. En las pasadas fiestas, el alcalde de la ciudad toledana de la cerámica. Jaime Ramos, ofrecía al primer edil membrillato pronunciar el pregón de las Mondas 2018, testigo que Manuel Borja recogía con orgullo. Así, nuestro alcalde compartía con los talaveranos y también con el pueblo de Membrilla un mensaje emotivo, en el que ponía en valor nuestras tradiciones y costumbres y mostraba su compromiso con Talavera y la buena relación entre ambas localidades.

La vinculación de Membrilla con Talavera tiene que ver con el origen de nuestros Desposorios, que podrían haber comenzado a celebrarse en el año 1213, meses después de la famosa Batalla de las Navas de Tolosa, cuando el Castillo del Tocón pasó de manos musulmanas a manos cristianas. La tradición nos cuenta que los cristianos que habitaron las tierras de Membrilla, ante la invasión musulmana, ocultaron la imagen de una Virgen. Pasados 500 años, tras la conquista del Castillo del Tocón por tropas cristianas, el Moro Jarique desveló el lugar en el que se encontraba dicha imagen, que estaba bajo un espino al pie de las murallas del castillo, de aquí el nombre de Virgen del Espino. El Castillo quedó al mando del capitán Meléndez Arias, natural de Talavera de la Reina que quiso rememorar las fiestas, ya famosas, que se celebraban en su ciudad natal, Las Mondas. Desde ese momento se celebran los Desposorios de la Virgen con San José  estando datada su festividad a primeros de mayo, hasta que a principios del siglo pasado cambiaran su fecha de celebración.

En el Pregón de Mondas, Manuel Borja estuvo acompañado por la Banda de Música de Talavera. Al finalizar, era el turno de los Toros de fuego hasta el parque de la Alameda y como colofón un emocionante PIROMUSICAL. En la explanada de la Plaza de la Comarca, las asociaciones de vecinos repartían migas y vino y, a continuación, tenía lugar la quema de la hoguera. Los asistentes también pudieron disfrutar del espectáculo audiovisual LUX MONDAS en el lago del parque de La Alameda, con la proyección sobre una cortina de agua de un montaje sobre cerámica, patrimonio y comarca. Asimismo, la Asociación Cultural “Emilio Morán” y el Grupo Pizarro del Centro Extremeño de Talavera, llevaban a cabo la Muestra de Folclore Local y Comarcal.

El sábado era el turno del Gran Cortejo de Mondas, la cita más importante de todas las fiestas. Alrededor de 70 grupos folklóricos realizaban el cortejo en un desfile que comenzaba en la plaza del pan donde se encontraban las autoridades, para concluir en la basílica de Nuestra Señora del Prado donde se realizaba la ofrenda. Este año la Rondalla Marmaria de Membrilla repetía en el desfile, al que se sumaban miembros de la Cofradía de Nuestra Señora del Espino.

La fiesta de las Mondas, considerada de interés turístico nacional, se celebra cada año en Talavera de la Reina la semana después de Semana Santa. Su origen se sitúa en el período prerromano y ha permanecido hasta nuestros días, cambiando a medida que se sucedían las épocas históricas. El primer acto del sábado comenzaba con el pleno comarcano que presidía el alcalde de Talavera, Jaime Ramos, y en el que participaron alcaldes de las antiguas tierras de Talavera, así como los componentes de la corporación de gobierno. Este año, repetía como asistente el alcalde de Membrilla, Manuel Borja. Una de las grandes noticias que resultaban de este pleno, era el compromiso hermanamiento de ambas localidades, como muestra de la unión que existe entre ellas.

La larga tradición de las mondas se refleja en lo más característico del desfile: sus ocho carrozas. La primera, conmemoraba a la diosa romana de la agricultura Ceres. La segunda, de época visigoda, en la que se representaba la cristianización de las fiestas, con la llegada de la imagen de la Virgen del Prado. La tercera carroza reflejaba los días en los que la peste casi asoló Talavera en 1507, cuando ayuntamiento y clérigos hicieron voto conjunto de celebrar con honor a la Virgen del Prado si los salvaba de la epidemia. La cuarta carroza, la de la Hermandad de la Virgen del Prado, cuyos caballeros han contribuido al esplendor de la fiesta. La quinta, en honor al Convento de Santa Catalina, fundado en 1372. La sexta carroza, representaba un taller de cerámica, arte que en el siglo dieciséis adquiría nombre propio. La séptima carroza, homenajeaba al puente del lago en el que se refleja la Basílica de la Virgen del Prado. Por último, la octava carroza estaba inspirada la cerámica en la Plaza del Pan, lugar embellecido con el color de este material.

Pero la fiesta también reunía a un centenar de alcaldes y miles de vecinos de todos los pueblos de la comarca, que acudían con sus propias mondas y carretas, así como a alrededor de 70 grupos folclóricos de toda España, que ejecutaban música y danzas durante el recorrido. Todos ellos, precedidos por el Mayordomo Abanderado a caballo, Alguaciles, Macero, Caballeros del siglo XVII, Caballeros de la Nobleza, Caballeros de la Santa Hermandad y Gremios de antiguos oficios a caballo, que abrían el cortejo. En total se calcula que participaron en el desfile alrededor de 3000 personas.  Entre ellos se encontraban, un año más, miembros de la Rondalla Marmaria de Membrilla, que deleitaron al público con sus bailes regionales típicos, acompañados de integrantes de la Cofradía de Nuestra Señora del Espino.

Entre las autoridades invitadas se encontraban el Delegado de Gobierno en Castilla La Mancha, el talaverano José Julián Gregorio, y el subdelegado en la provincia de Toledo, Fernando Sanz. Alrededor de las ocho de la tarde se producía la llegada a la Basílica de Nuestra Señora del Prado de las autoridades y el carrito de las Mondas empujado por dos carneros procedentes de una finca de Gamonal, grandes protagonistas de este desfile ya que además de cerrarlo son los únicos animales que pueden entrar en el templo. Tras la entrega de todas las ofrendas tenía lugar el intercambio de bastones en el interior de la Basílica de la patrona, con el que concluía el Gran Cortejo de Mondas al que se calcula que asistieron, según fuentes municipales, alrededor de 20mil personas.

volver arriba

Acceso al Blog Culturas Europeas y algo más.

El tiempo

 

 Ayuntamiento de Membrilla

Plaza Grande nº 3

13230 Membrilla (Ciudad Real)

Telf 926 648023